blog de hwang-ho 黃河

30 diciembre 2006

Don´t download this song


He encontrado esta recomendación en la página de David Bravo y yo ya lo he visto sin pagar.

20 diciembre 2006

La sombra de Franco es alargada

He encontrado en el blog de José Antonio Martínez Soler este texto de José Antonio Martín Pallín (magistrado emérito del Tribunal Supremo) con el que coincido plenamente.

La sombra de Franco es alargada
JOSÉ ANTONIO MARTÍN PALLÍN
El País 19/12/2006

Sus fieles seguidores le guardan y tributan veneración y respeto. Esgrimen y ondean con orgullo sus símbolos y sus banderas, compartiendo sin fisuras el rechazo permanente que el personaje tuvo hacia la democracia y los partidos políticos. Difícilmente toleran que se le coloque en el museo de los más crueles y sanguinarios dictadores, al lado de Hitler o del recién fallecido Pinochet.
Los dictadores no tienen amparo en la posible prescripción de sus crímenes. Para ellos el tiempo no es el olvido. Un golpe de Estado contra la democracia es un hecho histórico pero nunca será un acto legítimo.
Siguiendo los debates que se han abierto sobre la necesidad de cerrar una época negra y trágica de España nos encontramos ante una realidad que, por encima de opiniones e interpretaciones de la historia, nos demuestra que Franco no ha muerto.
Está presente en estatuas, avenidas, calles y fundaciones legalmente constituidas. Su nacional catolicismo, única estrategia política que hábilmente mantuvo hasta su muerte, se ha perpetuado en la cúpula del Episcopado.
Una de sus máximas favoritas sostenía que los ciudadanos españoles, presos de sus demonios familiares, no estaban preparados para la democracia. Ahora que hemos superado nuestra "impericia" para vivir en democracia, ha llegado el momento de rescatar el valor superior de la justicia para los que murieron o vivieron sojuzgados durante la larga dictadura. De nuevo nos encontramos con los demonios familiares encarnados, esta vez, en algunos demócratas y, por supuesto, en los hijos espirituales y nostálgicos de aquellas gloriosas gestas que, según el derecho internacional de las sociedades y países civilizados, no son otra cosa que crímenes contra la humanidad.
Negarse a la anulación de los Consejos de Guerra sumarísimos con el pretexto leguleyo de que afectaría a la seguridad jurídica o la manipulación de la doctrina del Tribunal Constitucional sobre la retroactividad de los derechos fundamentales, llena de perplejidad a muchos juristas. Todavía no he conseguido hacérselo entender a muchos colegas latinoamericanos que admiran la decisión con la que España aplicó el principio de justicia universal, persiguiendo a dictadores con el beneplácito y la admiración de la comunidad internacional.
No voy a perder el tiempo argumentando, una vez más, sobre la razón legal que nos asiste a los que mantenemos la posibilidad de su anulación. Sólo diré que la vergonzante propuesta de ley cuya tramitación se inicia, llega hasta el extremo insólito de vedar la publicación de los nombres de las personas que han intervenido en la comisión de hechos que el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo han condenado como crímenes contra la humanidad.
Los más ilustrados de los grupos de opinión que no comparten la revisión legal del franquismo han acuñado una frase que aplican al presidente del Gobierno, al que acusan de "sectarismo revisionista". Seguramente no han leído la ley que propone, ni les interesa.
Algunos clasifican las dictaduras como los vinos. Incuestionablemente nuestra dictadura pertenece, por su duración, a la gran clase de la vinicultura y seguramente por ello piensan que no conviene mover la botella no vaya a ser que el preciado liquido se deteriore.
Las dictaduras chilena, uruguaya y argentina, al parecer, no alcanzan esta condición. Sus comportamientos fueron calcados de la ilustre marca que les ofrecía España. Suspensión de sindicatos, disolución de partidos políticos, del Congreso de los Diputados y de las Cortes Supremas de Justicia. La experiencia histórica y el buen consejo de Henry Kissinger les evitó caer en el enojoso trámite de articular consejos de guerra o cortes marciales que, con métodos expeditivos, encadenasen sentencias de muerte para los subversivos. La solución del exterminio la compartieron con los golpistas españoles, pero se olvidaron de trabas documentales y se dedicaron a chupar personas, torturarlas y hacerlas desaparecer de las más distintas y crueles maneras. Sus crímenes, iguales que los de la dictadura española, fueron juzgados. Pero la situación de inestabilidad obligó a dictar claudicantes leyes de obediencia debida o punto final.
La Corte Suprema argentina anuló éstas. Muchos asesinos tuvieron que sentarse en los tribunales y ser juzgados con el máximo respeto y protección de sus garantías democráticas. Pinochet era un delincuente político y económico que vivió envuelto en la ignominia de haber asesinado, y además robado el dinero público. Bordaberry, el presidente uruguayo que se prestó a dar cobertura al golpe militar, acaba de ser detenido y va a ser juzgado.
En España, a setenta años del golpe militar que dio paso a casi cuarenta años de dictadura, muchos piensan que los asesinatos "legales y selectivos", las torturas que sufrieron infinidad de ciudadanos y el miedo de los supervivientes fueron incidencias del pasado que debemos olvidar.
Un político uruguayo, cuya dictadura es la última de la lista, nos recuerda que la historia sólo es historia cuando es completa, cuando no tiene espacios vacíos y cuando las responsabilidades, los méritos, las tendencias, los aciertos y los errores ocupan su sitio.
En esta España marcada por cuarenta años de fascismo, sólo cabe descubrir a los muertos y enterrarlos de nuevo. Recuperar la dignidad que les llevó a oponerse a la barbarie de un golpe militar no merece el esfuerzo de aplicar las normas del derecho internacional de los derechos humanos. La conclusión es clara, los españoles durante los años de la dictadura no teníamos derechos humanos, sólo éramos súbditos y además extraterrestres. Los redactores del texto de la ley, conocida simplificadamente como de la memoria histórica, no han leído, con rigor jurídico, ni las leyes alemanas de desnazificación, ni la doctrina que emana del Tribunal Supremo estadounidense cuando ha llegado a sus manos el primer caso de los zombies naranjas que deambulan por Guantánamo.
Si no hay espacio político para la razón es mejor que se aparque la ley y la nefasta idea de borrar el pasado con certificados de buena conducta, si es que los cinco hombres sabios deciden que concurren los requisitos legales.

15 diciembre 2006

A la Muerte de un Canalla


Los canallas viven mucho, pero algún día se mueren

Obituario con hurras

Vamos a festejarlo, vengan todos los inocentes,
los damnificados.
Los que gritan de noche, los que sueñan de día,
los que sufren el cuerpo, los que alojan fantasmas,
los que pisan descalzos, los que blasfeman y arden,
los pobres congelados, los que quieren a alguien.
Los que nunca se olvidan, vamos a festejarlo,
vengan todos.

El crápula se ha muerto.

Se acabó el alma negra; el ladrón, el cochino.
Se acabó para siempre. Hurra

Que vengan todos; vamos a festejarlo;
a no decir la muerte siempre lo borra todo, todo lo purifica.

Cualquier día la muerte no borra nada.
Quedan siempre las cicatrices. Hurra

Murió el cretino, vamos a festejarlo,
a no llorar de vicio.

Que lloren sus iguales y se traguen sus lágrimas.
Se acabó el monstruo prócer, se acabó para siempre.

Vamos a festejarlo, a no ponernos tibios, a no creer
que éste es un muerto cualquiera:

Vamos a festejarlo, a no volvernos flojos,
a no olvidar que éste es un
muerto de mierda.
Mario Benedetti

El texto lo he encontrado aquí y la imagen la he recogido del blog de Martinez Soler porque apareció en el País.

12 diciembre 2006

Conviene no olvidar

Que Pinochet fue un asesino, un ladrón y un farsante es algo que hoy casi nadie duda, aunque en los dos últimos días en los medios de falsimedia no se ha hecho otra cosa que lamentar que no se le hubiese condenado por ninguno de los casos que tenía abiertos; no hay ningún problema, los seguimos investigando y en paz.

He encontrado en Insurgente unas frases que el asesino no tuvo reparo en decir y son auténticas perlas de un inquisidor del siglo XX. Hélas aquí:

"El diálogo es un juego que tienen los comunistas. A mí no me interesa".

"Los derechos humanos son una invención, muy sabia, de los marxistas".

"El demonio es manejado por Moscú".

"Son los principios leninistas, envasados en otro papel". [Sobre la Perestroika]

"Soy el general de los pobres".

"Hay que cuidar a los ricos para que den más".

"Tratamos de hacer de Chile un país de propietarios y no de proletarios".

"De cada 10 chilenos, uno tendrá automóvil, de cada cinco, uno tendrá televisor y de cada siete, uno tendrá teléfono".

"[El Ejército alemán] se ha convertido en un grupo de marihuaneros, o sea melenudos, homosexuales y sindicalistas".

"Esto no ha sido nunca una dictadura. Ha sido una dictablanda".

"En este país no se mueve una hoja sin que yo lo sepa".

"Gracias a Dios, creo que tengo los pantalones amarrados con fierro".

"Yo no acostumbro a amenazar. Sólo advierto una vez. El día que me toquen a alguno de mis hombres se acabó el estado de derecho".

"Con los años, me van a estar pidiendo que vuelva el gobierno militar".

"La mentira se descubre por los ojos y yo muchas veces mentía, por eso usaba anteojos oscuros".

"Soy democrático, pero a mi manera".

"Pluralismo: ¿Sabe cómo llamo yo a eso? Beatería política".

"Yo no conozco eso de los derechos humanos. ¿Qué es eso?".

"Un hombre de mucho carisma. Es valiente Fidel Castro. Político... con una manita de hierro. Lo mantiene la fuerza. Fusiló hasta a su amigo íntimo. Yo le habría dado cadena perpetua o expulsado del país, pero él lo fusiló".

"Miren, qué economía más grande (al descubrirse sepulturas con dos o tres cadáveres en cada una en Pisagua)".

"Entre asegurar los derechos de unos 10.000 disociados o garantizar los de diez millones, no tuvimos duda".

"Soy católico, apostólico y romano, pero no ingenuo".

"Yo obtengo mi fuerza de Dios".

"En los orígenes de la religión católica estuvieron San Pedro y San Pablo. Estos dos caballeros se pelearon seis años y casi llegaron a las trompadas. Ahora, si esos santos varones no pudieron ponerse de acuerdo, calcule para nosotros".

"Creo que ningún suceso político, desde el nacimiento de Chile a la vida independiente, tendrá tanta trascendencia como el 11 de septiembre".

"Gracias, patria mía, he sido tu soldado y ello me hace feliz".

"¿Pedir perdón? Que lo pidan ellos".

"Reflexionando y meditando, soy bueno. No tengo resentimientos, tengo bondad".

Fuente: Insurgente


También sería interesante seguir la pista del ciudadano chileno que escupió hoy sobre el féretro del tirano. Dan noticia aquí.

Etiquetas:

05 diciembre 2006

Manifiesto contra la tortura

El Congreso de los Estados Unidos de América acaba de aprobar, con la firma del Presidente, una ley —la Military Commissions Act of 2006— que justifica y propicia la práctica de la tortura, mediante la autorización de interrogatorios coercitivos y la imposición de dolor físico y mental como procedimiento pretendidamente legal. Lo ha hecho en nombre de una Guerra global contra el terrorismo cuya expresa indefinición jurídica permite comprender entre sus objetivos estratégicos y tácticos tanto a verdaderos criminales, como a grupos o personas que se enfrentan a ocupaciones militares o gobiernos tiránicos -a las que el derecho internacional garantiza el estatuto de combatientes-, organizaciones y movimientos de defensa civil o de resistencia, y a simples ciudadanos.

Esta legalización de la tortura corona una serie de escándalos globales que han puesto de manifiesto su uso por parte de agentes y militares de esa misma Guerra global, sobre quienes ellos discrecionalmente dispongan, principalmente en prisiones secretas y campos militares de detención.

La tortura es un medio violento destinado a destruir la integridad moral y física del ser humano y anular su voluntad. Tanto los llamados métodos científicos de interrogación coercitiva, como las técnicas de agresión eléctrica, química, física y psíquica definen uno y el mismo sistema de violación, degradación y sujeción de la persona. Sólo los gobiernos despóticos, corruptos o belicistas han hecho uso de esas prácticas deshumanizadoras. Sólo los sistemas totalitarios les han dado carta de legitimidad. Las comunidades democráticas, la conciencia moral y religiosa de los pueblos, el más elemental humanismo no han dejado de oponerse a sus ultrajes y a su crueldad.

La aplicación de la tortura se extiende deliberadamente a grupos sociales amplios, comprendiendo las familias, los círculos sociales o las comunidades religiosas que puedan disponer de información directa o indirecta sobre cualquier forma de resistencia política, sea o no violenta. Pero la tortura no sólo es una práctica cruel, sino que construye además todo un sistema de terror y coerción sociales. Su último objetivo es humillar y deshumanizar a las comunidades en las que se aplica, destruir sus vínculos de solidaridad, vaciar su confianza en sí mismas y liquidar su voluntad colectiva. Es la expresión siniestra de un poder ilimitado sobre los lugares más íntimos del cuerpo y sobre naciones enteras, en un mundo en el que cada día hay más injusticia y desigualdad y más desesperación.

La práctica militarmente organizada de la tortura, los abusos sexuales y de todo tipo contra hombres y mujeres, los encarcelamientos clandestinos y las desapariciones forzadas, no son una noticia nueva en la historia del Tercer Mundo, y de América Latina en particular. Ha sido más bien una constante histórica de la dominación colonial, neocolonial, socialista y neoliberal.

Pero su justificación por parte de las autoridades norteamericanas tiene consecuencias globales más graves todavía. Muchos gobiernos se han servido de la tortura, pero no podían legitimarla, ni pretendían defender y difundir la libertad con esta clase de métodos. Hoy, la propaganda a favor de la tortura en nombre de la llamada Guerra contra el terrorismo ofrece a estos gobiernos una siniestra coartada para su uso pasado, presente y futuro. Legalizada o no, la tortura es una práctica aberrante condenada por principios elementales de humanidad.

En los últimos años hemos asistido al recorte, la instrumentalización y neutralización de estos mismos derechos, hasta el extremo de hacerlos irreconocibles. El derecho a la integridad física y moral de la persona, a la defensa jurídica de su inocencia frente a poderes corporativos y estatales, y a la resistencia contra constantes violaciones del territorio, del ecosistema y de la propia vida humana ha sido una y otra vez violado. La propaganda de guerra y la legitimación de la tortura coronan este proceso regresivo de una humanidad amenazada.

Apelamos el respeto sagrado a la dignidad humana, a su integridad física y espiritual, y a su soberanía moral. Exigimos el rechazo de la tortura como una práctica inhumana, contraria a toda forma civilizada de convivencia, y opuesta a toda verdadera restauración de una dañada comunidad pacífica de los pueblos: en nombre de los Derechos Humanos.

Para suscribir este manifiesto hacer clic aquí.

03 diciembre 2006

¿Sabotaje o muy poca vergüenza?


Para el que no sepa cómo se las gasta falsimedia he encontrado en Insurgente esta perla:










La CNN en español sabotea descaradamente una entrevista al presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
Anteayer viernes 1 de diciembre, a las 22:00 horas, el canal estadounidense "CNN en Español" realizó una entrevista en vivo, desde el Palacio de Miraflores, al Presidente y candidato Hugo Chávez Frías. En el video se ve cómo, al comienzo de la entrevista y justo cuando el presidente Chávez toma la palabra, la transmisión sufre un corte abrupto y repentinamente se ven imágenes de una manifestación callejera, aparentemente del PRD en México. Después de eso, el presidente Chávez es frecuentemente interrumpido por otros "problemas técnicos", incluso en puntos controvertidos de la entrevista. Chávez es atacado por preguntas de Patricia Janot cargadas de mentiras y medias verdades...
La entrevista, realizada por Patricia Janot, estuvo llena de extraños problemas técnicos desde su mismísimo comienzo (¿tal vez sabotajes?), contrastando enormemente con la realizada el día anterior por ese mismo canal al candidato opositor Manuel Rosales, la cual fue técnicamente impecable.

En el vídeo se ve como, al comienzo de la entrevista y justo cuando el presidente Chávez toma la palabra, la transmisión sufre un corte abrupto y repentinamente se ven imágenes de una manifestación callejera, aparentemente del PRD en México. Segundos después, la cara de perplejidad de la locutora de planta de CNN en Atlanta, quien luego de dar algunas explicaciones manda a comerciales. Minutos después, la entrevista es reanudada.

Después de eso, el presidente Chávez es frecuentemente interrumpido por otros "problemas técnicos", incluso en puntos controversiales de la entrevista. Chávez es atacado por preguntas de Patricia Janot cargadas de mentiras y medias verdades, como que los magistrados del TSJ recientemente electos le gritaban "¡Uh, Ah, Chavez no se va!", que Chávez escogía a dedo al contralor, a los magistrados, al Fiscal General y al Procurador, que era una dictadura velada de democracia, que se usan libros cubanos en las escuelas bolivarianas venezolanas, que se lava el cerebro a los niños, e incluso Patricia Janot lo acusó de ser un "caudillo".

Otras interrupciones:

- En vídeo 1, a los 8:00 minutos
- En vídeo 2, a los 4:20 minutos
- En vídeo 3, nótese que Janot tarda varios segundos en darse cuenta que está al aire.

El vídeo que presentamos no está editado e incluye todo, tal cual fue transmitido.
Para ver la entrevista completa, pulsar aquí.

Original aquí.